SAC
Servicio de Atención a la Ciudadanía

Noticias

2-0: Errores imperdonables

Deportes |

El Rinconada pierde ante el Puebla, un rival directo, en un partido marcado por la igualdad que se decidió por fallos individuales de los de Javi Blanco

La mejoría esperanzadora del Rinconada con su empate ante la Peña Deportiva Rociera se esfumó después de la derrota en el Campo de San Sebastián de La Puebla del Río, en un partido en el que, a los puntos, los rinconeros no fueron inferiores a los de Fernando Cepeda, pero que estuvo marcador de manera decisoria por los errores puntuales e individuales de los blanquiazules.

De salida, el Rinconada vistió de naranja, mientras que el Puebla iba de rojo, lo que dificultaba diferenciar a unos y otros, sobre todo, en el directo de Facebook que la entidad ofrecía a sus aficionados. Raro que Vizcaíno Parrado, el árbitro de la contienda, no obligara a cambiarse las camisetas. Cosas que pasan…

Pero en lo que respecta al fútbol, el duelo comenzó de la manera esperada. Con poco fútbol y escasas ocasiones. Demasiado miedo en los contendientes, sabedores de la importancia de los puntos en litigio. Tanto cigarreros, como rinconeros, se afanaban más en no conceder ocasiones que en generarlas propiamente. Las defensas se imponían a los ataques y el choque se dirimía entre balones largos, intentos infructuosos de encarar y errores en los pases.

El tiempo pasaba y los arqueros eran meros espectadores en un partido en el que prácticamente, no pasaba nada. El Rinconada hizo su primer lanzamiento a puerta pasada la media hora de juego. Un remate blandito que atajó sin problemas Dani Pérez.

Parecía la situación que el partido se iba irremisiblemente al descanso con empate sin goles y sobrevolaba la idea de que un error iba a ser muy penalizado. Esta segunda afirmación se cumplía, aunque no así la primera.

En el minuto 40, el ex cañamero Álvaro Lora, que había perdido todos sus duelos anteriores con Edu de la Hera, recibía un balón en la derecha con el Rinconada volviendo, sacaba un centro al área donde Rioja entraba a la par de Mario Cuder, Gata y Álex, que salía de su arco. El central ex del Lora ponía la pierna e introducía el primer gol en su propia portería. La Federación le da el tanto a Rioja, que merodeaba por allí, pero fue Mario el que tocó el último.

Tocaba remar contra corriente, remontar un partido que se complicaba y que brillaba por la ausencia de espacios. Lo bueno es que quedaba tiempo y que había algún recambio con gol en la banqueta de un equipo que sigue con una preocupante escasez de efectivos y que no acaba de concretar las numerosas gestiones para incorporar futbolistas que tiene abiertas. Sabo estaba en el banquillo y Guajiro y Benavides en el césped. Eso sí, no regresaba ninguno de los lesionados ni había ninguna cara nueva, con 16 futbolistas en convocatoria y cuatro juveniles, porque Estévez estaba sancionado.

El 1-0 no hacía justicia y penalizaba un error puntual, pero todavía iba a ser peor para el Rinconada porque, en el momento en el que se cumplía el tiempo reglamentario, un centro desde la derecha sin aparente peligro llegó al segundo palo a Rioja, quien tenía muy poco ángulo. El delantero remató en semifallo, un disparo aparentemente fácil, pero Álex Fernández se lo comió y el segundo tanto subió al marcador. Error imperdonable del arquero que regalaba un tanto que hacía la cuesta demasiado empinada para poder subirla a los rinconeros. De hecho, cuando el trencilla pitaba el final del primer tiempo, los cigarreros y las gradas se retiraban como si les hubiera tocado la lotería. No era para menos, visto lo visto.

En la segunda mitad, Javi Blanco metió a Sabo y dispuso un ataque con tres puntas. El Rinconada se hizo dueño de la pelota, pero no era capaz de generar peligro. El conjunto de Fernando Cepeda unió sus dos líneas de cuatro y no dejó espacios para maniobrar a un equipo que, ofensivamente, aunque Guajiro retrasara su posición para tratar de iniciar jugada, era incapaz de llevar peligro.

Con todo, los minutos pasaban y el marcador no se movía. Cada vez eran menos las opciones blanquiazules frente a un rival que, a cuentagotas, iba retirando del campo a los pesos pesados. Primer Álvaro Lora, después Fran López, luego David Martos y, por último, el goleador de la mañana, Rioja. Para colmo de males, en un córner a favor del Rinconada, se produjo una contra en la que los cigarreros sorprendieron a la contra. El balón llegó a Gitano que encaraba solo a Álex Fernández. Gata que llegaba por detrás le derribaba y Vizcaíno Parrado no se lo pensaba y señalizaba falta y cartulina roja para el central. Desde la entidad rinconera se quejaban de que había tocado balón, pero el colegiado no dudó en ningún momento. Era el minuto 72 y a la desventaja en el marcador había que sumar la desventaja numérica, además de una nueva baja de cara a la semana que viene.

La falta se lanzó sin consecuencias y, aunque el equipo lo siguió intentando, las ocasiones no llegaron y el tiempo se diluyó sin que el Rinconada tuviera siquiera una ocasión clara. Con este resultado, el equipo se queda con cuatro puntos de 36 posibles, penúltimo en la tabla, antes de recibir en el Nuevo Ramos Yerga al Mosqueo, con la obligación y única opción de ganar, para seguir creyendo que la salvación es posible.

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.